PRONUNCIAMIENTO N.º 1 DE FUCEB CONTRA EL ADELANTAMIENTO DE LA MUERTE DE CUALQUIER MIEMBRO DE LA FAMILIA HUMANA

PRONUNCIAMIENTO N.º 1 DE FUCEB CONTRA EL ADELANTAMIENTO DE LA MUERTE DE CUALQUIER MIEMBRO DE LA FAMILIA HUMANA

FUNDACIÓN COLOMBIANA DE ÉTICA Y BIOÉTICA FUCEB

PRONUNCIAMIENTO Nº 1

CONTRA EL ADELANTAMIENTO DE LA MUERTE DE CUALQUIER MIEMBRO DE LA FAMILIA HUMANA
20 DE NOVIEMBRE DE 2012

La adecuada gestión de la libertad causa más intensidad de vida, mayor libertad, el buen amor, la rectificación a tiempo, la corrección justa y constructiva, y una sociedad en la que cabemos todos.

1. SOMOS

La Fundación Colombiana de Ética y Bioética – FUCEB reconoce, como su razón de ser, que cada individuo de la especie humana, desde que tiene por cuerpo una célula hasta que termina su ciclo vital natural, es una unidad con las dimensiones bio-psico-social y espiritual y, por lo tanto, un ser que en cada instante de su existencia posee el mismo valor en cuanto humano; este valor es superior a la totalidad de la energía de la que proceden la materia inerte y los individuos vivos no humanos. Esta condición lo hace responsable del resto de la naturaleza y, en especial, de sí mismo y de los demás Miembros de su especie. Lo anterior es comprobable por las conductas humanas que superan el alcance de las leyes de la biología, quedando así demostrado que cada individuo humano tiene una condición que es superior a la sola materialidad de su cuerpo, por ejemplo, estudia la acción voluntaria y, en el universo conocido, la voluntad es una facultad exclusivamente humana: voluntariamente se puede perdonar, de corazón, al injusto agresor. La inteligencia supera la capacidad de conocimiento de lo real hasta poder llegar a nociones como la de la nada; el ser humano aspira a una felicidad que abarca y trasciende las limitaciones temporales de la biología y, por lo tanto, ésta no es su fuente, sino medio de expresión de la fuente, aunque el cuerpo humano tiene el valor superior de ser, en parte, causa, cauce y ocasión para que se puedan percibir con el propio cerebro y otras partes, las manifestaciones de la inteligencia, la voluntad y el núcleo afectivo.

2. RECONOCEMOS

  1. Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana. (1er CONSIDERANDO).
  2. Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona. (ARTÍCULO 3).
  3. Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica. (ARTÍCULO 6).
  4. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. (ARTÍCULO 5).» (ONU, Declaración Universal de los Derechos Humanos).

3. MANIFESTAMOS

  1. En las sentencias de la Corte Constitucional a favor de la eutanasia y el aborto se ha desobedecido el mandato de la inviolabilidad del derecho a la vida biológica –el cuerpo humano vivo es el ser humano en el cosmos–, consagrada en el Artículo 11 de nuestra Constitución, cayendo en una discriminación contradictoria de “la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”.
  2. Es necesario que en el Congreso de la República se logre una Ley Estatutaria que garantice en la realidad, que “Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica”, de modo que se asegure a cada individuo de nuestra especie su pleno goce en el territorio nacional, de la armonización entre los derechos “a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona” desde el primer instante del comienzo de su existencia biológica –él es su cuerpo– hasta su final natural.
  3. Para que lo anterior sea realidad, hace falta que el Congreso de la República legisle lo necesario de modo que “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”. Es cruel y, por lo tanto, inhumano y degradante, cualquier acción u omisión que tenga como efecto que se adelante el momento de la muerte propia o de otro ser humano en alguna etapa o circunstancia de su ciclo vital. Esto es así de modo independiente a si sucede por negligencia de la familia, los más cercanos a los enfermos, los cuidadores, el Talento Humano en Salud, las empresas e instituciones prestadoras de servicios, los legisladores, intérpretes y aplicadores de las normas, los educadores y comunicadores, entre otros, o de quienes destruyen todo lo que son y aquello en lo que se deben a quienes les han ayudado o a quienes pueden darse.

4. SOLICITAMOS

  1. Que cada uno ponga los medios a su alcance para anular toda norma e interpretación de la misma, que contradiga la inviolabilidad del derecho a la vida de cada uno de todos los seres humanos durante su ciclo vital completo, comenzando por procurar eficazmente que se archiven todos los proyectos que cursan en el Congreso de la República con los que se atenta contra la inviolabilidad de cada ser humano consagrada en el Artículo 11 de la Carta Magna, porque, de modo independiente a sus percepciones y circunstancias, cada cuerpo humano es un individuo humano, un miembro de la familia humana que debe acogerse y ser acogido, cuidado y ayudado en el reconocimiento de la perfección en que consiste, para que se solucionen sus falencias bio-psico-sociales y espirituales, y que, en vez de desear su completa destrucción física o la de otros, pueda alcanzar su mayor plenitud o perfección en cuanto humano, también con el trato que recibe y, cuando puede, el que da.
  2. Que cada congresista ponga todo medio honesto que esté a su alcance para archivar cuanto antes el Proyecto de Ley N° 251/2012 Senado, 064/2011 Cámara «por medio de la cual se crea el documento de voluntad anticipada que busca mantener la dignidad humana en pacientes que se encuentren en enfermedad en fase terminal» y el proyecto de ley 70 de 2012 Senado por el cual se reglamenta las prácticas de la eutanasia y la asistencia al suicidio en Colombia y se dictan otras disposiciones”.
  3. Que, para evitar frecuentes malentendidos semánticos, se excluya el término “muerte digna” y se promueva el de cuidados paliativos.
  4. Que ESTÉN ATENTOS A LOS MEDIOS QUE EL MINISTERIO DE SALUD PONE con el fin de promover que se acelere la creación de equipos de Cuidados Paliativos bien capacitados y dotados en todas las instituciones asistenciales en que se atiende a los pacientes en etapas terminales, incluyendo la atención domiciliaria y el cubrimiento completo de cuidadores, desplazamientos y alojamientos cuando la familia no puede lograrlo parcial o totalmente por falta de recurso humano o de otro tipo.

5. OFRECEMOS

La ayuda que podamos brindarles para lograr el pleno goce de los derechos humanos sin despreciar a los más débiles, sino acogiéndolos, aceptando y solucionando en lo posible, la limitación y el sufrimiento inherentes a la condición humana, con una solidaridad que nunca los destruye y que siempre los acepta como son y los acoge hasta su fin natural, protegiéndolos de los errores del ensañamiento terapéutico y del adelantamiento de su muerte.

Contamos con Usted, cuente con nosotros.

 

Cordialmente,

 

NUBIA LEONOR POSADA GONZÁLEZ                                                                              CARLOS MANUEL CASTILLO GONZÁLEZ

PRESIDENTE                                                                                                                             VICEPRESIDENTE

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *